viernes, 13 de junio de 2014

Costa Rica: Deserción escolar, el fantasma del subdesarrollo

Fuente: http://revistamyt.com/

El 53% de los jóvenes entre 17 y 21 años no terminan la educación secundaria en Costa Rica. ¿Cómo afecta esto al desarrollo futuro del país centroamericano?
Marcela Jiménez

La transición demográfica que vive el país en las últimas décadas pone sobre la mesa un gran desafío qué atender. La actual consolidación de un bloque mayoritario de población joven obliga a replantear los modelos educativos actuales, en aras de disminuir la deserción y fortalecer la formación de quienes liderarán el país en un futuro cercano.

Así lo considera Jorge Vargas Cullel, director del Programa Estado de la Nación, quien asegura que la gran masa de adultos jóvenes que hoy tiene Costa Rica representa la oportunidad de desarrollo del país.

El tema se puso en discusión este miércoles durante el foro “Educación & Empleo. Generando desarrollo económico inclusivo”, organizado por la Fundación Acción Joven (FAJ). El evento tuvo como objetivo reunir a distintos sectores de la sociedad para discutir las implicaciones que trae para el país la deserción estudiantil.

Para Vargas Cullel, las repercusiones sociales y económicas de este fenómeno dependerán de lo que el país haga en materia de educación y empleo con la población joven. “Nunca hemos tenido tantos jóvenes, por eso estos temas son tan fundamentales ahora”, aseguró.

De acuerdo a Andrés Valenciano, Director Ejecutivo de la FAJ, existe un desfase entre el sector educativo y el sector empleador. A su criterio esto tiene que ver con el tipo de formación que se está dando pues esta se enfoca en que el estudiante asista a la universidad y sin prepararlos en habilidades técnicas, lo cual no se ajusta a los requerimientos del mercado.

¿Pero cómo impacta la deserción estudiantil a la economía del país? Para el Director Ejecutivo de la FAJ, Costa Rica es un país con un modelo de desarrollo que le apostó al capital humano, no solo para atraer inversión extranjera directa sino también para fomentar el desarrollo interno.

“El que más de la mitad de nuestros jóvenes no terminen la secundaria provoca un cuello de botella en el capital humano que podemos generar para promover el desarrollo”, indicó.

Para Arturo Condo, rector de la escuela de negocios INCAE, el problema es más grande que sólo la deserción pues la mayoría de empleos en el país requiere de educación secundaria completa, por lo que para aquella persona que no culmine sus estudios le costará mucho posicionarse dentro de la economía costarricense.