Todos los Sábados a las 8:00PM

Ahora a suscribirse y seguir el contenido de este blog.

viernes, 12 de enero de 2018

Ante las Elecciones Presidenciales en Costa Rica en este Febrero del 2018

Como lo había comentado días atrás, la opción del voto protesta es una opción que como ciudadanos de una sociedad democrática, tenemos a la mano. Como lo dice el editor de este artículo en un diario nacional: "... Cabe destacar que ninguno de los presidenciables llena nuestras expectativas, lo que sin duda alguna le da opción al voto nulo o voto en blanco de ninguna manera a la abstención."

Hace un par de días, escuche un comentario, de que los votos nulos ( no votos en blanco ), iban a formar parte de la matemática a la hora de determinar el ganador de la contienda electoral, lo cuál no es correcto. En resolución n.° 2618-E-2005 del 7 de noviembre de 2005, el TSE aclara que los votos en blanco, o votos nulos, no tienen peso, ni relevancia jurídica, por tanto, no suman a uno o otro mando.

La fuente y el párrafo relevante, lo pueden encontrar en el siguiente link:
...
Voto en blanco ineficaz. Existen sistemas electorales cuya
mecánica establece la posibilidad de una segunda ronda con
nuevos candidatos, excluyendo a los que no fueron de simpatía
en una primera vuelta y donde el voto en blanco sí tendría
peso y relevancia jurídica, dada la naturaleza excluyente
de la primera elección. Para Costa Rica, en lo presidencial,
parlamentario y municipal, no se recurre -constitucional ni
legalmente- a tal posibilidad; al contrario, se apuesta por un
sistema cuyas matemáticas están dirigidas a garantizar la
elección inexcusable de las autoridades.

A poco más de 20 días para las elecciones, sigo sin tener un opción real y clara, sobre los presidenciales de estas elecciones. Ninguno me enamora, ni me emociona. Por lo contrario, cada vez, me desmarco más de alguno de ellos. Por tanto, como lo he dicho una y otra vez, es NUESTRO DEBER presentarnos a la urnas electorales y emitir nuestro voto. Si no hay una presidencial que nos agrade, entonces es nuestro deber cívico protestar, pero hay que votar.

Les invito a que continúen la búsqueda de opciones. Si no tiene una opción clara o no tiene alguna del todo, VOTE PROTESTANDO, con su voto nulo.