Todos los Sábados a las 8:00PM

Ahora a suscribirse y seguir el contenido de este blog.

domingo, 12 de enero de 2020

"Si pensaramos en términos matemáticos la prueba es casi inamovible que existe alguna manipulación directa para que esa combinación se diera"



Según Eduardo Piza Volio, miembro del Centro de Investigacion en Matemática Pura y Aplicada de la UCR, experto en teoría de la probabilidad y con 40 años de enseña en matemáticas de la UCR, además Catedrático de la Escuela de Matemáticas de la UCR, la probabilidad de que se repitieran los números del sorteo de la lotería nacional del domingo anterior, en el mismo orden en el sorte de los "chances" del día martes, hubiera sido posible cientificamente hasta dentro de 67 siglos.

Así que; "si pensaramos en términos matemáticos la prueba es casi inamovible que existe alguna manipulación directa para que esa combinación se diera."

Por otro lado, podríamos decir, que fue una cuestión del azar, como dice Manuel Garcia Martínez-Falero en su libro "Me Gustaría pensar que fue solo una cuestión del Azar".

Garcia se hace el siguiente cuestionamiento en la introducción de su libro:
"¿Es el azar el maestro de nuestras vidas? ¿En qué momento las casualidades pueden aliarse de tal modo que blinden la certeza de que somos meras piezas de un juego cuyas reglas y significados no entendemos?"

Sin embargo, si tomo fragmentos de los cuestionamientos de este abogado-escritor de origen español de 55 años de edad, que en realidad "somos meras piezas de un juego cuyas reglas y significados no entendemos", llegamos a la conclusión, que la suerte no existe.

Sólo existe, el resultado que se obtiene producto de los esfuerzos bien habidos o no, para alcanzar un objetivo.

Ahora bien, para que los escenarios sean confusos y fácilmente indetectables, de vez en cuando, la suerte puede premiar a un desconocido; a un simple transeúnte, con el fin de que podamos seguir hinoptizados y continuemos en un estado artificial provocado por la sugestión y caracterizado por una acusada susceptibilidad a la influencia del hipnotizador y por la disminución a la receptividad de otras influencias.

En otras palabras, continuar siendo simples marionetas de un complejo engranaje, que controla cada una de nuestras cuestionadas vidas en sociedad, por parte de un grupo económicamente y socialmente poderoso.

1 comentario:

Te agradezco tus comentarios. Te esperamos de vuelta.

Optimismo para una vida Mejor

Optimismo para una vida Mejor
Noticias buenas que comentar