viernes, 8 de enero de 2016

Loyd Blankenship escribe el “Manifiesto Hacker”

El 8 de enero de 1986, Loyd Blankenship escribía el breve ensayo “The Conscience of a Hacker”, también conocido como el “Manifiesto Hacker”. Blankenship, un hacker en seguridad informática conocido por su seudónimo “The Mentor”, escribió el manifiesto poco después de ser arrestado.

El texto, publicado inicialmente en la revista online Phrack, con el tiempo pasó a formar parte de la cultura popular. Está presente en diversos sitios web, películas, entre las que se encuentra “Hackers” (1995) y videojuegos.

El manifiesto, uno de los pilares de la cultura hacker y una fuente de inspiración para quienes se inician en actividades de esta índole, finaliza diciendo:

“Sí, soy un criminal. Mi crimen es la curiosidad. Mi crimen es juzgar a las personas por lo que dicen y piensan y no por su apariencia. Mi crimen es ser más inteligente que ustedes, algo que nunca me perdonarán. Yo soy un hacker, y este es mi manifiesto. Ustedes pueden detener a este individuo, pero no podrán detenernos a todos… al fin y al cabo, somos todos iguales.”

Manifiesto Hacker escrito por The Mentor el 08 de Enero de 1986 dice:

La Conciencia de un Hacker
Uno más ha sido capturado hoy,
Está en todos los periódicos.
“Joven arrestado en Escándalo de Crimen por Computadora”,
“Hacker arrestado luego de traspasar las barreras de seguridad de un banco …”
Malditos muchachos. Todos son iguales.

Pero tú, en tu sicología de tres partes y tu tecnocerebro de 1950, has alguna vez observado detrás de los ojos de un Hacker?
Alguna vez te has preguntado qué lo mueve, qué fuerzas lo han formado, cuáles lo pudieron haber moldeado?

Soy un Hacker, entra a mi mundo …
El mío es un mundo que comienza en la escuela …
Soy más inteligente que la mayoría de los otros muchachos, esa basura que ellos nos enseñan me aburre …

Malditos subrealizados. Son todos iguales.
Estoy en la preparatoria.

He escuchado a los profesores explicar por decimoquinta vez como reducir una fracción.
Yo lo entiendo.
“No, Srta. Smith, no le voy a mostrar mi trabajo, lo hice en mi mente …”
Maldito muchacho. Probablemente se lo copió. Todos son iguales.
Hoy hice un descubrimiento.
Encontré una computadora.

Espera un momento, esto es lo máximo. Esto hace lo que yo le pida. Si comete un error es porque yo me equivoqué.
No porque no le gusto …
O se siente amenazada por mi …
O piensa que soy un engreído …
O no le gusta enseñar y no debería estar aquí …
Maldito muchacho. Todo lo que hace es jugar. Todos son iguales.
Y entonces ocurrió …
una puerta abierta al mundo …
Corriendo a través de las lineas telefónicas
como la heroína a través de las venas de un adicto, se envía un pulso electrónico,
un refugio para las incompetencias del día a día es buscado …
una tabla de salvación es encontrada.
“Este es … este es el lugar a donde pertenezco …”
Los conozco a todos aquí …
aunque nunca los hubiera conocido, o hablado con ellos, o nunca vuelva a escuchar de ellos otra vez …
Los conozco a todos …
Malditos muchachos. Enlazando las lineas telefónicas otra vez.
Todos son iguales …
Apuesta lo que sea a que todos somos iguales …
A nosotros nos han estado dando comida para bebés con cuchara en la escuela, cuando estábamos
hambrientos de carne …
Las migajas de carne que ustedes dejaron escapar estaban masticadas y sin sabor.
Nosotros hemos sido dominados por sádicos, o ignorados por los apáticos.
Los pocos que tienen algo que enseñarnos encontraron alumnos complacientes, pero esos pocos son como gotas de agua en el desierto.
Ahora este es nuestro mundo …
El mundo del electrón y el conmutador, la belleza del baudio.
Nosotros hacemos uso de un servicio que ya existe sin pagar por lo que podría ser barato como el polvo, si
no estuviera en manos de glotones hambrientos de ganancias,
y ustedes nos llaman criminales.
Nosotros exploramos …
y ustedes nos llaman criminales.
Nosotros buscamos detrás del conocimiento …
y ustedes nos llaman criminales.
Nosotros existimos sin color, sin nacionalidad, sin prejuicios religiosos …
y ustedes nos llaman criminales.
Ustedes construyeron bombas atómicas,
ustedes hicieron la guerra,
ustedes asesinaron, engañaron y nos mintieron
y trataron de hacernos creer que era por nuestro bien,
ahora nosotros somos los criminales.

Si, soy un criminal.
Mi crimen es la curiosidad.
Mi crimen es el juzgar a las personas por lo que dicen y piensan,
no por lo que aparentan.
Mi crimen es ser más inteligente, algo por lo cual nunca me olvidarás.
Soy un Hacker, este es mi manifiesto.
Tu podrás detener este esfuerzo individual, pero nunca podrás detenernos a todos …
después de todo, todos somos iguales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te agradezco tus comentarios. Te esperamos de vuelta.