domingo, 11 de enero de 2015

Un "Pay it Forward" ( Cadena de Bondades)


En los sucesos ocurridos recientemente en Francia, se hace clara la necesidad de replantear los controles y la directrices a nivel de seguridad nacional de cada uno de nuestras naciones. Es que no debió ser necesario, que pasaran un poco más de 50 años desde los enfrentamientos entre las fuerzas Francesas y las fuerzas de independencia de Argelia ( FLN ), en donde datos extraoficiales hablan de más de un millón de muertes durante el conflicto que duró un poco más de 8 años, para que una nación despertara a la pesadilla de los atentados terroristas. A pesar de que los hechos acontecidos hace más de 50 años en Francia tenían o no justificación ( Colonización y explotación de un pueblo a mediados del siglo XX ) ; lo que recién sucedió en Francia, no tiene justificación alguna. Es un ataque directo al derecho de libre expresión. Bien o mal, para la mayoría de nosotros Charlie Hebdo era desconocido hasta hace unos cuántos días, pero hoy, representa en cada rincón de nuestro planeta un grito gigante de "Je suis Charlie", por la libertad y el derecho a expresar nuestros ideas de múltiples maneras y canales disponibles. 

En este sentido, es imposible para quienes de alguna manera hemos dado la batalla, por el derecho de compartir conocimiento y expresar nuestras ideas a través de la única arma que conocemos, que son las palabras, mostrar nuestra solidaridad y empatía con Charlie Hebdo.

A nuestros gobernantes, un llamado de atención. La voz del pueblo cada vez se escucha más fuerte. Cada día está más y más cansado de tantas promesas no cumplidas. Falta de oportunidades laborales "honestas" y un rápido crecimiento de las fuerzas que controlan el mercado negro de las drogas.

La sociedad actual costarricense, que sueña por pequeños lapsos con la grandezas obtenidas en el mundial de Brasil 2014 y que con cada fin de semana, se droga con el opio del fútbol para olvidar sus problemas y penas; cada día se vuelve menos tolerante.

Hasta cuando debemos esperar por la gota que derrame el vaso y que haga estallar esta bomba de tiempo social y convierta a nuestro bello país en un campo de batalla entre bandas del narcotráfico y las del resentimiento social.?

Los mecanismos de ataque son cada vez más modernos y más efectivos. Hoy me encontré este artículo en una revista en línea. Parece de ciencia ficción, pero no lo es; sobre todo cuando lees en las portadas de los principales medios de comunicación, como una niña de 10 años, es utilizada como una "Bomba Humana" para perpetrar un atentado terrorista en Nigeria, ocasionando la muerta de más de 20 personas y otro tanto heridas, en un lugar lleno de gente.

Un amigo personal, publicó en su muro de FB un mensaje con el contenido de un "Pay it Forward" ( Cadena de Bondades). Ojalá, nuestras autoridades y cada uno de nosotros, podamos producir un Tsunami de pensamientos positivos y logremos juntos combatir el flagelo del comercio de las drogas, la pobreza y la deshumanización en el mundo. Una vez alguien dijo: "Haz el bien y no mires a quién". Esta es mi respuesta a mi amigo José Bustos y felicitaciones por tocar los corazones de la gente con esas vibras positivas.

Reproducción de artículo actualidad.rt.com

Además de mejorar el aspecto físico de una persona, los implantes quirúrgicos pueden ser un medio para ocultar explosivos. ¡Que se lo digan si no a Al-Qaeda! 

Los cirujanos de la red terrorista internacional Al-Qaeda han creado implantes capaces de explotar dentro del cuerpo humano, según reveló el diario New York Times que cita fuentes de la Inteligencia occidental. 

Al parecer, los materiales explosivos se implantan en las nalgas, senos o en el vientre, lo que permitiría a los terroristas suicidas sortear los métodos actuales de registro e infiltrar una bomba de forma subrepticia a bordo de un avión y perpetrar allí un atentado durante el vuelo. 

Para detonar los explosivos ocultos dentro del cuerpo, el terrorista necesitaría inyectarse una sustancia activadora. Sin embargo, ello no debería suponer ningún problema, ya que personas con ciertos problemas médicos, como diabetes, pueden llevar consigo a bordo jeringas. 

La información sobre la creación de estas 'bombas humanas' fue obtenida por los servicios de inteligencia de un agente integrado en el ala yemení de Al-Qaeda. 

La idea de implantar un artefacto explosivo en un ser humano fue barajada por el escritor estadounidense Philip Kindred Dick en su obra ‘Infiltrado’. La historia sirvió del guión para la película del mismo nombre. Pero ahora las cosas empiezan a parecerse peligrosamente más a la realidad que a un guión de Hollywood.
 — con José Manuel Bustos Cascante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te agradezco tus comentarios. Te esperamos de vuelta.