sábado, 20 de diciembre de 2014

"Deseo poco y lo poco que deseo, lo deseo poco" aplican restricciones.


San Francisco de Asis: Después de una juventud disipada en diversiones, se convirtió, renunció a los bienes paternos y se entregó de lleno a Dios. Abrazó la pobreza y vivió una vida evangélica, predicando a todos el amor de Dios.
San Francisco decía lo que tal vez sea la fórmula de la felicidad:

"deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco"

Mi segundo nombre es Francisco, me lo dieron cuando nací, para recordar a mi abuelo paterno que falleció el mismo día que nací, según me cuentan. Recuerdo con mucho cariño, aunque nunca se lo he dicho a mi madre, las celebraciones del 04 de Octubre, día de mi santo, el cuál por lo general, celebraba con un "pollo asado" delicioso.
Hace muchos años dejé de asistir a una congregación religiosa, pero no he dejado de serlo. Encontré dentro de mi, paz para hablar con EL y hacerle llegar mis preocupaciones, mis logros, mis éxitos y mis desaciertos.
Algunas cosas que no puedo compartir hoy en día con la Iglesia Católica, por múltiples razones, no me alejado de mantener en mi corazón y en mi mente, las enseñas del hijo del carpintero de Belén, a ese mismo, que dentro de poco estaremos celebrando su llegada a este mundo. De igual manera, cada vez que leía la historia de San Francisco de Asís en aquel libro de lectura de 2 grado de la escuela, me permitía volar hacia un mundo fantástico, donde podía hablar con la naturaleza, como si ella me entendiera. Hermana Luna, Hermano Sol, Hermana Tierra, Hermano Lobo, etc, que simple, pero a la vez que profundo; hermanda entre todos los seres vivos de este planeta a cuál llamamos TIERRA. Creo que fue San Francisco, el que me permitió conocer en el otro, al amigo, al hermano, a odiar con todo mi ser las guerras y las injusticias hechas por otros hombres a sus propios hermanos.

Hoy con mucha indignación, me tocó leer esta noticia en LA NACION:http://www.nacion.com/…/frailes-franciscanos-borde-bancarro… y me pregunto una y otra vez, que estará pensando Francisco de Asís. Deseo poco y lo poco que deseo, lo deseo poco. Papa Francisco recordará aquella famosa frase que Francisco le dirigió al Papa de turno: "Qué haces aquí adentro, cuando los pobres están allá afuera". Qué estarían pensando estos seguidores de la orden, a la hora de gastar esas cantidades desproporcionadas de dinero en su hotel cinco estrellas "Il Cantico" de Roma. En dónde quedó las enseñanzas y principios de la orden.?

Tan despreciable son los políticos que roban, como los religiosos que se hacen ricos a costillas de los pobres y los creyentes. Corrupción dicen? Pareciera ser, que hoy en día, esta palabra ha sido incorporada al ADN de la gente, así como lo ha sido los microchips. Estos si dan "ASCO" como dijo la Diputada del Frente Amplio.

Ojalá que la purga que el Papa Francisco esta haciendo, logré establecer en sus seguidores y creyentes, la FE, la esperanza y la confianza, que la iglesia y sus congregaciones deben guardar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te agradezco tus comentarios. Te esperamos de vuelta.