miércoles, 1 de octubre de 2014

Software in Silicon, el as en la manga de los futuros Oracle SPARC M7

Oracle OpenWorld 2014. A pesar de no haber ofrecido aún detalles de la próxima generación de procesadores SPARC, la compañía anuncia una nueva tecnología para “acelerar dramáticamente la fiabilidad y el rendimiento de las aplicaciones cloud”.

El 1 de octubre de 2014 por Pablo Fernández
http://www.siliconweek.es/


Especial desde San Francisco
oracle_cloud
Son tantas las novedades mostradas esto días durante el Oracle OpenWorld 2014 que se está celebrando en San Francisco que algunas de ellas están pasando casi de puntillas, prácticamente desapercibidas.

Es el caso de Oracle Software in Silicon Cloud, una tecnología que el propio Larry Ellison, CTO de Oracle, nombraba como gran novedad pero sin ofrecer detalles de su funcionamiento. Sin embargo, podría conformarse como el gran aliado de la arquitectura SPARC, que tuvo años de gloria cuando Sun Microsystems cotizaba alto y que durante los últimos años Oracle está relanzando al mercado con éxito a través de sus Sistemas de Ingeniería Conjunta.

No es un secreto que los procesadores SPARC son potentes y fiables, ideales para entornos de misión crítica. Tampoco lo es que hayan conseguido records de rendimiento en diversos bancos de prueba reconocidos. Sin embargo, parece que aún necesitan un empujón para recuperar ese liderazgo conseguido años atrás, al menos para no dejar que el segmento x86 de gama alta siga ganando terreno en detrimento de la arquitectura creada hace décadas por Sun Microsystems.

Larry Ellison bromeaba con su "nuevo" cargo de CTO al hacer él mismo dos demostraciones de las nuevas funcionalidades
Larry Ellison bromeaba con su “nuevo” cargo de CTO al hacer él mismo dos demostraciones de las nuevas funcionalidades
Y ese empujón podría llegar con la tecnología Software in Silicon, denominada por Oracle como “la tecnología revolucionaria que mejora dramáticamente la fiabilidad y la seguridad de las aplicaciones mientras acelera su rendimiento”. En pocas palabras, podría definirse como un nuevo conjunto de funciones que llegarán integradas a nivel de chip, a nivel de hardware. Ese juego de instrucciones dejará de utilizarse durante el desarrollo de software ya que será algo innato del propio procesador.

Estos aceleradores estarán íntimamente ligados a la ejecución de bases de datos y aplicaciones, por lo que, tal y como aseguraba Ellison, “aumentarán el rendimiento de forma exponencial mientras se mantienen altos niveles de seguridad y fiabilidad”.

Oracle Software in Silicon es el resultado del trabajo conjunto de los ingenieros de software y microprocesadores, algo de lo que pocas compañías pueden presumir a nivel mundial.

Llegará, como decía anteriormente, en los próximos chips SPARC M7, previstos para algún momento de 2015. No obstante, la compañía ya ha anunciado la disponibilidad de una especie de kit de desarrollo para que sus clientes puedan comenzar a probar estos aceleradores y juegos de instrucciones. Está compuesto por un entorno de máquina virtual en el que se puede instalar y ejecutar el código fuente de los programas optimizados, así como ejemplos, demonstraciones y la documentación pertinente.

Tal y como explica Oracle, en determinadas pruebas realizadas con Software in Silicon se han conseguido rendimientos que mejoran la ejecución tradicional entre 40x y 80x, algo que, de llevarse a la práctica en entornos reales, podría suponer una verdadera revolución en el mercado cloud.

Este juego de instrucciones incluye varias funciones principales:
  • Integridad de los datos que manejan las aplicaciones a nivel de hardware gracias a una monitorización continua para prevenir fallos de seguridad.
  • Aceleración de las consultas a bases de datos llevadas a memoria, una funcionalidad íntimamente ligada a la tecnología In-Memory desarrollada por Oracle.
  • Motores de descompresión de datos más eficientes que permiten comprimir la información mientras se encuentra almacenada en memoria y recuperarla para su procesado. Oracle estima que este proceso podría ser equivalente al rendimiento conseguido en 60 núcleos de CPU trabajando en paralelo.
De ser ciertas todas estas capacidades, la nueva generación de procesadores SPARC M7 ejecutando sistemas Solaris podría suponer un antes y un después para esta arquitectura.